EL BALANCE DE LA CUARENTENA

Una buena forma para definir esta cuarentena ha sido una caja de sorpresas, donde hemos fluctuado no solo en una montaña rusa de emociones sino también de retos y aprendizajes. Sin lugar a duda las madres nos hemos llevado lo más difícil cuando nos ha tocado balancear con precisión hijos, casa y trabajo; junto con los desafíos que cada uno nos ha presentado.

Los cambios de horario y rutina se han cobrado en los hábitos ya consolidados de nuestros hijos. El sueño está ahora fraccionado, los madrugadores son más comunes, que junto con pesadillas y terrores nocturnos son más frecuentes.

Los «accidentes» en quienes ya controlaban esfinteres, o los conflictos entre hermanos. Son sin duda para toda mamá la cereza del pastel. Pero son el reflejo de toda la tensa calma que podemos vivir nosotros y que no podemos expresar; nuestros hijos, siendo tan sensibles, lo absorben y no saben como procesar.

Es común que nos centremos en lo difícil y, más ahora que todo se siente cuesta arriba. Pero quiero que sigas leyendo para que celebres los logros, todas las cosas buenas que seguro están pasando también en tu casa y con tus pequeños.

El hecho de comer en familia hace que nuestros hijos prueben más alimentos y que la hora de comer sea una experiencia diferente. Si todavía no has visto este potencial te invito a hacerlo. Además, de que si pueden compartir durante la preparación de los alimentos, será una experiencia completa.

En los hijos pequeños el fortalecimiento de su lenguaje ha sido una novedad, el tiempo juntos les invita a expresarse y comunicarse más y mejor y, lo único que necesitas es expresarte correctamente. Además que puedes aprovechar para compartir esa riqueza de la tradición oral. Rimas, canciones y poesías que te recuerden a tu infancia son siempre un gran aporte para ellos.

Por último, la independencia que han adquirido todos aquellos que cumplen programas educativos es sin duda algo que hay que celebrar. El comienzo fue difícil hasta entender el sistema pero con el pasar de las semanas fluye mejor. Los chicos están más involucrados en los procesos y si bien es cierto la metodología es compleja, toda su actitud y respuesta es un aprendizaje que les quedará para toda la vida.

Esta cuarentena nos ha permitido ver otros aspectos de nuestras vidas, centrarnos en diferentes objetivos. Pero sobre todo nos ha acercado, nos ha permitido reforzar nuestros vínculos y con ellos sentirnos más seguros. Sin duda la prueba ha sido muy dura y muchos otros aprendizajes nos quedan pendientes. Pero sí hemos permitido que nuestros hijos disfruten de esta experiencia y saquen un saldo positivo; será sin duda algo que los marque de por vida.

¿Cuál ha sido para ustedes el saldo de la cuarentena?

Leave a Reply