Me perdí en mi casa

Escogí mi casa, a mi hija y su bienestar sobre mi desarrollo profesional. Se que no soy la primera y que tampoco seré la última. Lo sé porque el amor infinito que nos despiertan nuestro hijos hace eso, hace que seamos capaces de cambios de vida radicales.

Ha sido un regalo maravilloso para ambas; conocernos y de a poco ir descubriendo como un mundo nuevo empezaba a abrirse para las dos. Fue impresionante porque no era mamá primeriza y tuve la suerte de compartir este despertar también con mi Lu, pero en muchas ocasiones se sintió como la primera vez.

Es impresionante como esta aventura tan absorbente puede sin darnos cuenta hacer que nos perdamos en nuestra propia casa. Me perdí en las largas horas de lactancia donde mi prioridad era mi bebé o en las incontables comidas sola. En las charlas con amigos o colegas que han dejado de darse estando en casa, así como en los proyectos personales o profesionales que han quedado en pausa porque sencillamente no hay tiempo…

Varias tendencias reconocen este sentimiento en ingles como el Cabin Fever Symptom que tiene que ver con el sentimiento de soledad que se siente al estar en un mismo espacio por mucho tiempo. En otros casos también se habla de la depresión de la madre que se queda en casa. En fin, pueden recibir distintos nombres, al final el problema es que dejan de importarnos las mujeres detrás de esas madres.

Nadie vuelve a preocuparse por tus hobbies, tus títulos, capacitaciones o logros alcanzados. Ahora tu vida se resume a los logros de este bebé, donde también recaerán con fuerza las criticas.

Muchas cosas cambian con la llegada del bebé, se vuelve difícil reconectar contigo misma después de su llegada pero no solo te lo debes a ti. Se lo debes también a tu hijo que se merece la mejor versión de su madre, una madre completa en todo sentido.

Encontrar un camino nuevo toma tiempo, porque es necesario cambiar esquemas, reestructurar eso que pensábamos que era la única forma

1. Empieza por hacer una cosa que te llene el alma. No tiene que ser a diario, pero algo que te haga realmente feliz.

2. Date el tiempo para arreglarte, aún cuando no vayas a salir hazlo por ti. Peínate, maquíllate, ponte linda.

3. Haz ejercicio, retoma lo que disfrutabas. Si no puedes retomar una actividad fuera de casa, busca rutinas en youtube o aplicaciones, hazlo sin escusas.

4. Planifica una cita con tu pareja, recuerda que todo empezó con ustedes dos. El bienestar de tu bebé esta relacionado a ustedes, tómense su tiempo de dos.

Las decisiones que has tomado para ti y tu hijo son perfectas, porque responden a la realidad de tu familia. Si te sientes agobiada; haz cambios, busca ayuda esta nueva etapa de vida te necesita feliz y plena.

Leave a Reply