HALLOWEEN

Soy del tipo de personas que celebra todo, me encanta! Me encanta planear, desarrollar, decorar, diseñar cada detalle. Mi papá decía que soy «novelera» y en verdad lo soy. Tal vez viene de mi corazón de maestra, puede ser y desde ese punto también me encantan las celebraciones y la cantidad de recuerdos que se puede hacer en el proceso de preparar una celebración, al fin atesoramos la vida.

DISFRACES

No hay nada más divertido que disfrazarse, revestirte con super poderes, distorsionarse con maquillaje, en fin es un juego genial para los niños y para uno formar parte del mismo. Aún cuando no seas muy hábil, como yo, puedes apoyar en el diseño y ejecución del disfraz de tus hijos. Emprendan esta aventura juntos, desde cual será el tema que escoja hasta llegar a definir los más pequeños detalles que harán esta personificación única.

DULCE O TRUCO

Muchas de la celebraciones tienen que ver con la comida. Por lo general las que tienen que ver con los niños van relacionadas a los dulces. Es importante poner atención a esta parte que puede llegar a ser el punto débil. A mi por ejemplo hornear galletas me parece un buen punto medio, entre un dulce con receta más saludable y el tiempo que se disfruta preparando el resultado es garantizado. Otra opción que también resulta divertida es la de volver Jack-o-lantern a las naranjas o mandarinas por ejemplo.

NOCHE

Esta parte podría ser un punto en contra en la celebración. Muchas películas explotan este tema y con el pasar de los años los niños se demuestran más interesados en ellas. Recuerda siempre que el uso de las pantallas retrasa la producción de la melatonina lo que afecta la producción de sueño por un lado. Por otro lado, el contenido violento podría causar pesadillas; es importante revisar la calificación que tienen las película y acompañar a nuestros hijos para que entiendan los conceptos que se manejan en la misma y luego puedan descansar sin que estos conceptos sigan alterándolos. Siempre un día de muchos estímulos y emociones puede costarles dejarlo atrás. Tomate tu tiempo al acostarlos para conversar sobre su día, una buena opción es mientras toman un baño relajante.

Los preparativos son largos y nos alteran la vida, pero las vivencias a pesar de ser cortas se graban para siempre en la memoria. Tomate tu tiempo y desde donde tu quieras participar date tiempo para crear recuerdos con tus hijos, al final es lo único que importa.

Leave a Reply