Volver a clases, también a la rutina y al sueño

Las vacaciones van llegando a su fin y empezamos a vernos ocupadas en comprar listas de útiles, preparar uniformes y demás tareas para que nuestros pequeños empiecen con pie derecho su año escolar y así logren aprovechar al máximo su experiencia educativa.

la hora de dormir

Es normal que durante las vacaciones seamos más flexibles con las horas de sueño y las rutinas. Ya sea por encontrarnos fuera de casa o simplemente porque no hay carreras durante las mañanas y nos relajamos un poco más. Para volver a la normalidad debemos hacer ajustes graduales que no sean muy difíciles de mantener. Por ejemplo ir corriendo a la hora de acostarse: 15 minutos cada 3 días hasta llegar a la hora que en casa nos parezca ideal. En niños menores a los 6 años esta hora no debe pasar las 20:00.

regular el uso de pantallas

El segundo paso para retomar la rutina de nuestros hijos es limitar el uso de las pantallas; tanto televisión, tablets o computadoras. Ninguna pantalla debe ser usada al menos dos horas antes de ir a dormir. Estos momentos pueden ser remplazados con actividades más tranquilas que vayan relajando a nuestros pequeños para su momento de descanso. Actividades como la lectura, armas rompecabezas, colorear o juegos de mesa serían la mejor opción.

establecer el horario de desayuno

Sin duda alguna la mañana es el momento más difícil en una casa. La carrera contra el reloj puede ser muy dura; entre levantar a los pequeños, prepararlos para el colegio y mandarlos bien desayunados para su jornada dentro de un tiempo determinado es de expertos. Mientras estamos entrenando las noches, es necesario también hacerlo con las mañanas. Despertar a los niños a la hora de siempre y modelar las mañanas de escuela ayudarán en la transición a la misma.

tomando sol

Superado el ensayo de las mañanas contra el reloj, un poco de actividad al aire libre y con sol permitirán un normal funcionamiento y absorción de vitaminas para que al final del día el sueño llegue de una mejor manera.

El éxito de estos procesos está en ser constantes y consistentes en los mismos. Así, el momento de entrar a clases fluirá de una mejor manera permitiendo que nuestros hijos empiecen su año escolar con seguridad y calma.

Leave a Reply